Mad About Scotland: Crail, el pueblo más bonito de la costa de Fife

En Crail todos los caminos llevan al mar y, en concreto, a uno de los puertos de pescadores más bonitos de toda Escocia. Como que ya había estado en Saint Andrews varias veces, el pasado mes de diciembre me apetecía explorar algunos de los famosos pueblos pesqueros de la costa de FifeNos levantamos pronto, nos pusimos en marcha y nos perdimos gracias al GPS, que nos hizo tardar casi 3 horas en hacer 20 quilómetros por caminos de campo… Finalmente, conseguimos llegar a Crail. Eso sí, a partir de ese momento apagamos el GPS y decidimos guiarnos por las señales de tráfico, mucho más fiables (al menos en Escocia).

Vistas del pueblo de Crail

Vistas de la costa de Crail

Crail es un pueblo de postal. Precioso, bonito y visitable en una mañana… Y si además hace tan buen tiempo como el que nos hizo, ofrece unas vistas de la costa del llamado East Neuk de Fife espectaculares. Construido alrededor de su famoso puerto y bahía, ha ido creciendo de forma lenta y parece que el tiempo se hubiera detenido aquí.  La mejor manera de descubrirlo es recorrer su frente marítimo, desde el que se divisa misteriosa la Isle of MayLa isla alberga un faro de principios del siglo XIX, algunas ruinas y es una reserva natural donde anidan muchas aves y crían focas. Para proteger a esta fauna, los ferrys que van allí desde Crail y Anstruther no funcionan del 1 de octubre al 1 de mayo.

Faro de Crail, Escocia

Torre de vigilancia en Crail, Escocia

Playa de Roomebay

Playa de Roomebay

Pasear junto al mar es una buena manera de conocer Crail, de acercarnos a su esencia como los marineros y los pescadores que cada día salen a por pescado. El agua de las olas se filtra entre las fisuras de las rocas de esta playa y crea lagunas naturales que reflejan el paisaje como si fueran un espejo. Hasta que, al final del paseo se divisan los restos del castillo, ahora reconvertido en jardines, del que apenas han sobrevivido las murallas y una torre.

Playa de Crail

Playa de Crail

Castillo de Crail desde el paseo marítimo

Castillo de Crail desde el paseo marítimo

Llegamos así hasta la calle que desemboca en el pintoresco puerto de Crail. Con semejante visión y tantas casas bien conservadas de los siglos XVII y XIX, es perfectamente entendible que el pueblo se haya convertido en una especie de refugio de artistas. Tanto es así que hace años el National Trust decidió restaurar y recuperar las que estaban en peor estado para devolver la gloria pasada a un pueblo fundado en el siglo XII y cuyos orígenes se remontan a los pictos.

Casas de pescadores en Crail

Casas de pescadores en Crail

Puerto de Crail

Puerto de Crail

En un sábado por la mañana, con el frío helado y el cielo azul, el lugar respiraba la típica calma de los lugares que se toman la vida con calma. Los barcos de pescadores reflejándose en el agua, las jaulas para pescar el popular marisco de la zona, el espigón, la playa desierta y llena de algas en invierno… Ideales para dejar pasar los minutos y disfrutar del momento.

Jaulas para pescar marisco en el puerto de Crail

Jaulas para pescar marisco en el puerto de Crail

Barcos en el puerto de Crail

Barcas de pescadores en el puerto de Crail

La vinculación de Crail con la pesca, su motor económico principal quizás hasta la llegada de los artistas y del turismo (aunque el lugar no está para nada masificado), es tan grande que muchas casas se han decorado con motivos marineros. Una incluso había colocado unas langostas en el frontón de la fachada

La cabaña de las langostas en Crail

La cabaña de las langostas en Crail

Mientras que uno de los cottages más cercanos al puerto se ha reconvertido en la cafetería y galería de arte más mona que he visto, y que no esperaba para nada encontrar en un lugar tan remoto. La Crail Harbour Gallery and Tearoom combina con maestría lo mejor de una tienda de decoración bonita con repostería, tés y chocolates calientes para chuparse los dedos. Ideal para entrar en calor y recuperar fuerzas. Para muestra, estas fotos…

Decoración en Crail Harbour Gallery

Decoración en Crail Harbour Gallery

Chocolate caliente en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Chocolate caliente en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Terraza frente al mar en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Terraza frente al mar en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Nuestra idea original era acercarnos después de Crail a otros pueblos de la zona como Anstruther, Pittenweem o Saint Monans (donde se casó una de mis amigas, en una iglesia frente al mar mientras un gaitero tocaba… gran momento). Pero el incidente del GPS y las pocas horas de luz del invierno escocés nos hicieron desistir. Eso sí, antes de llegar a nuestro destino en Methil, disfrutamos de un atardecer magnífico en la playa de Leven.

Atardecer en la playa de Leven

Atardecer en la playa de Leven

En cualquier caso, es la excusa perfecta para volver… ya con más tiempo y mejores temperaturas. El reto es andar parte del Fife Coastal Path, una ruta a pie que recorre la costa de Fife desde Newport-on-Tay hasta North Queensferry.

¿CÓMO LLEGAR A CRAIL?

  • En coche (la mejor opción… pero no pongáis el GPS o os hará dar mil vueltas inútiles)
  • En bus desde Saint Andrews o desde Leven (empresa Stagecoach)

Mad About Travel: ¿Dónde he estado en 2012?

En pocas horas se acaba este año. El funesto 2012 en el que el mundo tenía que acabarse llega a su fin y aunque no soy muy dada a mirar atrás, me ha parecido apropiado hacer memoria y recordar los lugares en los que he estado, lo que he visto y lo que he vivido.

No ha sido un año de grandes viajes, pero sí de muchas escapadas, de rutas senderistas y de una vuelta a las raíces. Y me hace muy feliz acordarme de todos los buenos momentos vividos en la carretera, en aviones, en la montaña o en el extranjero. Así que allá vamos.

Enero

Huesca

Empecé el año con una escapada a la comarca de la Litera, en Huesca. Fue una oferta de última hora y todo un descubrimiento. Un fin de semana descubriendo el castillo de Monzón, catando quesos y vinos y explorando los preciosos pueblos de Fonz y Azanuy fue la manera perfecta de empezar el año viajero. La combinación perfecta de relax, historia, gastronomía y naturaleza. ¿Qué más se puede pedir?

Castillo de Monzón

Castillo de Monzón

Carcassonne

Una semana después de volver de Huesca, me fui con mis amigas de fin de semana de chicas a Carcassonne. Además de explorar la ciudad (pasando mucho frío) y su impresionante ciudadela medieval, catamos en un chateau unos de los vinos más ricos que he probado y descubrimos los encantos de la preciosa Lagrasse.

Ciudadela de Carcassonne

Ciudadela de Carcassonne

Abril: Núria y Queralbs

En plena Semana Santa fui con unos amigos a un apartamento en Queralbs, en los Pirineos catalanes. Además de hacer varias rutas a pie que tengo pendiente contaros, disfrutamos del Valle de Núria completamente nevado y con el lago helado… Quería volver al pueblo a pie, pero hacía tanto frío que tuve que desistir. Así que ya tengo excusa para volver :)

Valle de Núria nevado

Valle de Núria nevado

Mayo: Berlín

Gracias a un concurso gané un vuelo a donde quisiera… y acabé pasando un fin de semana fabuloso (aunque algo frío para ser mayo) en Berlín. Dos días para explorar el pasado de la capital alemana y para descubrir su cara más alternativa.  Eso sí, me di cuenta de que Berlín tiene tanto por ver y por ofrecer que sólo dos días no son suficientes. Tocará volver, y pronto.

Control de pasaportes en el muro de Berlín

Control de pasaportes en el muro de Berlín

Junio: Ibiza

Por motivos profesionales, a principios del verano tuve que ir varias veces a Ibiza. Aunque normalmente no tenía tiempo para hacer turismo, me dio tiempo a callejear por las calles empedradas y medievales de Dalt Vila y a soñar en la zona de las Salinas… Suficiente como para darme cuenta de que la Ibiza fiestera no es lo mío, pero sus playas y pueblos sí.

Callejuelas en Dalt Vila, Ibiza

Callejuelas en Dalt Vila, Ibiza

Julio: Viena

Después de varios años visitando Viena en Navidad para disfrutar de sus mercados de Navidad, este año fui por primera vez en verano. Aunque esperaba buen tiempo y poder bañarme en el Danubio, coincidí con una ola de frío. En lugar de frustrarme, aproveché para descubrir la Viena que sale en la película “Antes del Amanecer”, una de mis preferidas, para pasear por Naschmarkt, tomar muchos cafés y disfrutar de la ciudad como si viviera allí. El reto de bañarme sigue en pie… y no soy de las que se dan por vencidas, así que volveré.

Noria del Prater, Viena

Noria del Prater, Viena

Agosto

Cadiz

Por temas presupuestarios y sentimentales, este verano volví a la tierra de mi madre y de mis vacaciones cuando era pequeña. Además de visitar a la familia, que vive en la bahía de Algeciras, mi hermana y yo aprovechamos para visitar los pueblos blancos, redescubrir la tacita de plata, tapear en Tarifa, decepcionarnos con Tánger y bañarnos en algunas de las mejores playas que tiene el país (y el mundo). Fue una gran experiencia y no descarto repetirla más a menudo, porque me dejé muchos pueblos y playas en el tintero.

Playa en Barbate

Playa en Barbate

Roma

El último fin de semana de agosto (y primero de septiembre) pude cumplir uno de mis sueños: visitar Roma. Me acompañó Isabella, mi amiga de Viena y aunque sólo estuvimos 48 horas tuvimos tiempo de ver lo esencial y quedarnos con ganas de volver. Después de pisar el Coliseo y empaparnos de historia y arte el primer día, el segundo lo dedicamos al Vaticano. Fue el viaje del timo del helado y de la comida deliciosa

Río Tíber, Roma

Río Tíber, Roma

Huesca: Loarre, el Reino de los Mallos y San Juan de la Peña

A la semana de volver a Roma, aproveché una oferta de hotel en Loarre para ver su castillo, que hacía años que me llamaba la atención. Y, ya de paso, exploré la zona. El “Reino de los Mallos” es precioso, el turquesa del río Gállego una maravilla y el románico de San Juan de la Peña uno de los más espectaculares que he visto. La zona de la Hoya de Huesca tiene muchísimo por ver y el turismo rural es ideal para eso.

Castillo de Loarre, Huesca

Castillo de Loarre, Huesca

Octubre: Blogtrip a Albacete

Aunque tengo amigos en Albacete, nunca antes había estado. La oportunidad llegó de la mano de mi primer blogtrip, la #ABexperience. Con una compañía inmejorable, pudimos descubrir lo mucho que tiene por ofrecer una de las provincias menos explotadas turísticamente de España. Albacete vale la pena, y no sólo por sus ricas tapas o por el Museo de la Cuchillería, sino por una naturaleza privilegiada y escenarios de película a los que quiero volver para disfrutarlos con más calma.

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

Noviembre: Escocia

Aprovechando que una de mis mejores amigas organizaba un Ceilidh por su cumpleaños, me tomé 4 días para volver a mi lugar preferido en el mundo. Días de reencuentros con mis ex compañeras de piso, de mercados de Navidad, de excursiones, de rutas por valles poco conocidos, de visitar nuevos castillos y de fotografiar puentes y templos góticos, de probar nuevas comidas… Pero, sobre todo, días muy felices en los que mis amigas me recordaron que da igual que no nos veamos cada día porque sabemos que nos tenemos. En 2013 volveré, como cada año ;)

Castillo Campbell, Escocia

Castillo Campbell, Escocia

Diciembre: Viena

Dos veces en un año… pero no podía faltar a mi cita navideña con Viena. Esta vez nos centramos en curiosear los mercados de Navidad que hay en cada rincón con más calma, en saborear los cafés con más calma, recrearnos con las obras de Klimt… y en explorar por primera vez Viena bajo el manto de nieve que cubría todas las calles. Creo que no he pasado más frío en la vida, pero fue precioso!

Palacio del Belvedere bajo la nieve

Palacio del Belvedere bajo la nieve

Además, 2012 ha sido un año de muchas rutas de senderismo (una al mes, como mínimo), de descubrir rincones que tenía al lado de casa y que apenas conocía… He visitado varias zonas de Osona (el Santuario de Cabrera, el poblado íbero de Roda de Ter, el santuario de Sant Feliu, el Mercado Medieval de Vic…), seguido los pasos de Gaudí en la colonia Güell, probado los mejores bocadillos de Barcelona en Sagàs, descubierto el patrimonio natural y cultural de la Serralada Litoral, probado las nuevas camas de los hoteles Ibis y mucho más. Y quizás ese sea el mayor descubrimiento: aprender a disfrutar de aquellos lugares que están cerca y que no deberíamos pasar por alto. Porque para viajar no hace falta cruzar el planeta, sino disfrutar de cada nueva experiencia.

Santuari de Cabrera, Osona

Santuari de Cabrera, Osona

¿Qué le pido al 2013?

Pues además de salud para todos, estabilidad laboral para poder seguir cumpliendo sueños viajeros… Puestos a desear:

  • Aprender a manejar un trineo tirado por huskys (el lugar me da igual)
  • Una escapada a Bélgica o Amsterdam con mis amigas
  • Volver a Praga a ver a uno de mis mejores amigos.
  • Brasil o Argentina en verano
  • Volver a Londres
  • Visitar de una vez por todas a mis amigas que viven en varios lugares de Alemania (Freiburg, Frankfurt, Munich)
  • Ir a ver a mis amigos del País Vasco, Cantabria y Asturias (sería ideal una ruta en coche)
  • Australia y Nueva Zelanda, please… Si no este año, ¡de 2014 no pasa!
  • Volar a Copenhague con Isabella, mi amiga de Viena
  • Relajarme varios días en Formentera
  • Descubrir el sureste asiático y, en concreto, Camboya y Vietnam.
  • y mucho más… aunque todo se andará, porque me da que tendré que improvisar mucho ;)

Y vosotros, ¿qué le pedís al año que viene?

Mad About Catalunya: una mañana en la Colònia Güell

La cripta de Gaudí fue un encargo del industrial y mecenas Eusebi Güell como edificio religioso para sus trabajadores de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló. El edificio es espectacular, pero no es lo único que vale la pena en el lugar. Toda la colonia conserva un aire de finales del siglo XIX deliciosamente encantador. Parece como si el tiempo se hubiera detenido y es perfecta para disfrutar de una mañana o de una tarde soleada :)

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell

Declarada Bien de Interés Cultural (y protegida), la Colonia Güell es todo un referente a nivel nacional como colonia industrial. Distribuida y equipada como si fuera un pueblo pequeño, el lugar alberga uno de los conjuntos modernistas más importantes de Cataluña (si dejamos de lado a las grandes ciudades, con mucho más patrimonio). Aún hoy está habitada completamente y sus vecinos hacen vida de pueblo, con la ropa tendida en los balcones, las abuelas sentadas en la calle y los niños jugando entre edificios excepcionales, sin prestarles importancia. El tiempo se ha detenido aquí y, si no lo ha hecho, se ha ralentizado… El lugar es ideal para callejear e intentar imaginar cómo debía ser la vida de los obreros que durante el día trabajaban en la fábrica textil que Eusebi Güell hizo levantar en 1890 en su finca Can Soler de la Torre, en Santa Coloma de Cervelló, para huir de los conflictos sociales que azotaban Barcelona.

Cartel del recinto industrial de la colonia Güell

Cartel del recinto industrial de la colonia Güell

A diferencia de otras colonias industriales de Catalunya, Güell se interesó por dar a sus trabajadores mejoras sociales y dotó al lugar de varios equipamientos culturales y religiosos (centro cultural, ateneo, escuela, cooperativa, capilla…) que se pueden ver con tranquilidad en dos o tres horas y que quizás sean una de las mayores concentraciones de modernismo en un espacio tan reducido.

El mismo Gaudí diseñó la planimetría de la colonia y es muy fácil descubrir la herencia modernista del conjunto. Algunos de sus ayudantes, los arquitectos Francesc Berenguer, Joan Rubió y Josep Canaleta, se encargaron de levantar edificios y casas particulares que combinan con maestría la funcionalidad con la belleza.

Ca l'Espinal, en la Colonia Güell

Ca l’Espinal (izquierda) y la antigua casa del médico, en la Colonia Güell

¿QUÉ VER EN LA COLONIA GÜELL? (además de la cripta de Gaudí)

El itinerario empieza frente a las antiguas bodegas de la cooperativa. Justo enfrente está el edificio de la antigua cooperativa de consumo, ahora reconvertida en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell. Aquí es donde se compran las entradas, donde os darán un plano con mucha información y dónde se puede ver una exposición muy interesante sobre la historia del vapor textil y el pueblo (en la primera planta), y sobre la cripta de Gaudí (en la segunda).

Proceso de transformación de la fibra en tejido en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell

Proceso de transformación de la fibra en tejido en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell

Historia de la colonia en el Centro de Interpretación

Historia de la colonia en el Centro de Interpretación

Precisamente en la segunda planta es donde se esconde una joya: una réplica de la maqueta funicular que Gaudí tenía de la cripta en su estudio y que se perdió durante la Guerra Civil. Está colgada del techo y tiene un espejo debajo que nos permite hacernos una idea del resultado final.

Maqueta funicular de la iglesia de la colonia Güell

Maqueta funicular de la iglesia de la colonia Güell

El paseo continua entre casitas decoradas con flores y vecinos disfrutando del sol. Pasamos por la antigua casa del secretario, que hacía las veces de consultorio médico, por el antiguo convento de las monjas (ahora Casal d’avis) y el Centre de Sant Lluís, un precioso edificio de Francesc Berenguer que era el centro cultural. Aquí se abre la plaza Joan Güell, con una escultura del mecenas e industrial en el centro y el Ateneu Unió i teatro Fontova (de 1892) en un extremo. Cuando hace buen tiempo tienen una terracita estupenda.

Plaza Joan Güell, con la escultura del industrial en el centro

Plaza Joan Güell, con la escultura del industrial en el centro

Si continuamos hasta el final de la calle está el precioso edificio que albergaba la Escuela y la casa del maestro. Levantados respectivamente en 1917 y 1912 por Francesc Berenguer Mestres y Francesc Berenguer i Bellvehí, actualmente están cerrados. Una pena, porque me hubiera encantado poder acercarme a ver ese peculiar arco que une los dos edificios y que se abre al paisaje como un portal a otro mundo…

Escuela y casa del maestro de la Colonia Güell

Escuela y casa del maestro de la Colonia Güell

Detalle de Ca l'Espinal

Detalle de Ca l’Espinal

Casi al lado, en una esquina, está la magnífica casa privada de Ca l’Espinal (1900, Joan Rubió i Bellver). Es una de las joyas de la colonia, un ejemplo de arquitectura modernista de ladrillo que no desmerecería en ningún lugar. Pegada a ella está la antigua casa del médico, de 1910, en la que tampoco me importaría nada vivir…

Dejamos el trazado urbano y tomamos un sendero que nos lleva hasta un depósito de agua modernista (1895) y la masía que dio origen al asentamiento: Can Soler de la Torre y la capilla de la Virgen de los Dolores. 

Detalles de la Colonia Güell: depósito de agua, casa de obrero, detalle de Can Soler de la Torre y la capilla

Detalles de la Colonia Güell: depósito de agua, casa de obrero, detalle de Can Soler de la Torre y la capilla

Mis pasos me llevaron luego a otro edificio modernista destacable: Ca l’Ordal, proyectado en 1894 por Joan Rubió i Bellver. Y de aquí, hasta el recinto fabril. Aunque durante la Guerra Civil la fábrica fue colectivizada, tras el conflicto fue devuelta a la familia Güell, que luego la vendió. La producción industrial se mantuvo hasta 1973, año en el que cerró la fábrica a causa de una grave crisis del sector textil. Cayó en el olvido… pero afortunadamente en el año 2000 fue restaurado y actualmente alberga oficinas de varias empresas. Lamentablemente, no se puede acceder siempre, y me quedé con las ganas de pasear entre fábricas antiguas…

Recinto industrial de la Colònia Güell

Recinto industrial de la Colònia Güell

El camino luego se adentra en un pequeño bosque muy agradable (e ideal para un picnic si hace bueno) y llega hasta la cripta de Gaudí. Un poco más alejadas hay tres edificios que también valen la pena: la casa parroquial, de 1917; la masía del siglo XVI de Can Julià de la muntanya y la Torre Salvana, medieval y en un estado bastante ruinoso.

Bosc de Joaquim Falguera en la Colonia Güell

Bosc de Joaquim Falguera en la Colonia Güell

Por todo esto y más, la Colònia Güell me pareció un lugar único y muy especial…

¿Os animáis a descubrirla dando un paseo?

Mad About Catalunya: Ruta de les Fonts 2012

Hay una frase muy típica que siempre le había oído a mi madre: “La cabra tira al monte” (o algo así) y yo debo de ser un poquito cabra, porque perderme (figurativamente hablando) por la montaña es una de mis mayores aficiones. Ha ido creciendo con los años, pero cuanto más voy, más me gusta… Y tengo la “suerte” de vivir cerca de varias pequeñas montañas o colinas que son ideales para explorar en cualquier época del año.

Una de mis rutas preferidas es la Ruta de les Fonts (Ruta de las Fuentes) que cada año se organiza en Montmeló y que permite descubrir algunos de los rincones más bonitos de la Serra de Sant Mateu (entre Montornès del Vallès y Martorelles). Se hace cada año a mediados de noviembre y vale mucho la pena.

Hay dos itinerarios: de 11 y de 17 kms que nos llevan por senderos de montaña hasta varias fuentes naturales y cimas que controlan la planicie de la comarca del Vallès Oriental.

Río Besós a su paso por Montmeló

Río Besós a su paso por Montmeló

El recorrido empieza junto a un centro cívico al lado del nacimiento del río Besós, fruto de la confluencia entre el Mogent y el Congost. Se cruza una pequeña pasarela para salvar las aguas y en un santiamén empezamos la ascensión a la montaña. En pocos metros se salva el principal desnivel de la ruta, de más de 100 metros de subida empinada que tienes que hacer en fila india. Y en nada llegamos a la Torre del Telégrafo de Montornès, una fortaleza del siglo XVIII que se comunicaba con otras parecidas usando el método de la telegrafía óptica.

Torre del Telégrafo de Montornès del Vallès

Torre del Telégrafo de Montornès del Vallès

Cayó en desuso a mediados del XIX y ahora se está restaurando para poder visitarla. En cualquier caso, la dejamos atrás y disfrutamos de unas vistas privilegiadas sobre toda la comarca en un día claro.

Ruta de les Fonts 2012

Ruta de les Fonts 2012

A partir de este momento empieza una zona muy bien señalizada conocida que sube y baja por la montaña hasta llegar al barrio de Can Girona, en Martorelles.

Ruta de les Fonts 2012

Ruta de les Fonts 2012

Madroños en la Serralada Litoral

Madroños en la Serralada Litoral

Una zona de gran belleza marcada por viñedos de la Denominación de Origen de Alella, más bonitos que nunca con los colores del otoño.

Viñedos en Martorelles

Viñedos en Martorelles

Colores otoñales en la Serralada Litoral

Colores otoñales en la Serralada Litoral

Dejamos atrás el quilómetro 4.6 del recorrido y nos acercamos poco a poco a la Font de la Mercè, el punto medio de la ruta y el lugar elegido para desayunar.

Depósito de agua en Martorelles

Depósito de agua en Martorelles

Protegidos por los árboles, con un manto de hojas secas cubriendo el suelo, el lugar es ideal. De la fuente mana agua limpia y fresca, perfecta para recuperar las fuerzas necesarias para emprender la vuelta por pequeños caminos entre árboles y arbustos, lejos del ruido de la civilización.

Ruta de les Fonts 2012

Ruta de les Fonts 2012

Ruta de les Fonts 2012

Ruta de les Fonts 2012

La vuelta se realiza por el Coll Mercader, desde donde empezamos a volver a ver en el horizonte la llanura del Vallès Oriental. Imitando su uso hace más de 200 años, la Torre del Telégrafo sirve de faro perfecto para orientarse para el descenso.

Vistas del Vallés desde la torre del Telégrafo de Montornès del Vallès

Vistas del Vallés desde la torre del Telégrafo de Montornès del Vallès

En resumen, una ruta perfecta para hacer en 3 horas cualquier día que haga bueno. Ideal para descubrir la diversidad natural que nos rodea, a pesar de lo industrializado y edificado de la comarca (cada vez que lo escribo no puedo dejar de pensar en Hobbits… pero todavía no he visto a ninguno).

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA DE LES FONTS

  • Suele organizarse el segundo domingo de noviembre de cada año. 
  • Toda la información se cuelga en la página web del ayuntamiento de Montmeló un mes antes.
  • Las inscripciones se pueden hacer online o presencialmente, pero el número de plazas es limitado (y vuelan!)
  • La inscripción incluye los habituallamientos en cada punto de control y el desayuno. 

Y si queréis saber más, siempre podéis llamar para informaros al 93 568 28 07 mandar un correo electrónico esports@montmelo.cat

Yo la hago cada año… ¿Os animáis a hacer la próxima?

Mad About Catalunya: ruta senderista al Castell de Burriac desde Argentona

Como buena aficionada a la naturaleza, muchos fines de semana los dedico a hacer rutas senderistas sola, acompañada o en grupo. Me gusta combinar los paisajes, la flora y la fauna con lugares que tengan algún ingrediente cultural y la ruta que va desde Argentona hasta el Castell de Burriac es perfecta en ese sentido.

Era mi cuarta o quinta vez en el castillo, pero la primera desde Argentona. Me habían advertido de que la subida era más dura y complicada que desde Cabrera y ¡vaya si lo era! Subida constante (sin respiros, sin trozos de bajada, sin llanos) hasta llegar al castillo… Tardamos unas 2 horas, teniendo en cuenta que me paré varias veces a hacer fotos y para desayunar (y yo me tomo mi tiempo para desayunar)… y la recompensa al llegar arriba es espectacular.

Pero vayamos por pasos.

Un edificio medieval en el centro de Argentona

Un edificio medieval en el centro de Argentona

Empezamos a andar a las 9 de la mañana desde el centro del precioso pueblo de Argentona. Conocido por su Feria del càntir (botijo, en catalán), empezamos a andar hacia la Serralada Litoral. El sendero está perfectamente señalizado con unas balizas y con flechas. Pasamos junto a algunas casas modernistas espectaculares… e incluso alguna que tenía una puerta del garaje redonda parecida a la de Bolsón Cerrado.

Verja de una casa modernista en Argentona

Verja de una casa modernista en Argentona

Dejamos atrás la urbanización y empieza la ascensión, dejando a la izquierda una de las fuentes que han hecho famosa la zona… Son 10 kilómetros de ida y vuelta y si se hace sin parar, se tardan 2 horas y media en hacer toda la ruta. Aunque cuando lleguéis a la cima, exploréis el castillo y admiréis las vistas seguro que tardaréis algo más…

En fin, no tiene pérdida. Sólo hay que subir, subir y subir…

Subiendo pendientes hacia el Castillo de Burriac desde Argentona

Subiendo pendientes hacia el Castillo de Burriac desde Argentona

… i disfrutar del paisaje y de la naturaleza, que en otoño el Parc de la Serralada Litoral se pone precioso… Y entre los pinos y el azul del mar asoman provocadores los madroños maduros y las bellotas a punto de desprenderse de los árboles…

Pinos en el camino al Castell de Burriac desde Argentona

Pinos en el camino al Castell de Burriac desde Argentona

Madroños y bellotas en la serralada de Marina, Catalunya

Madroños y bellotas en la serralada de Marina, Catalunya

En todo momento el castillo nos guía. Es un faro al final del camino y visible desde todas partes, por lo que es imposible perderse.

Vistas del Castell de Burriac desde Argentona, Catalunya

Vistas del Castell de Burriac desde Argentona, Catalunya

El Castillo de Sant Vicenç de Burriac

El verdadero nombre del castillo que se alza sobre el turó (la colina) de Burriac es Castell de Sant Vicenç, en honor a la capilla medieval consagrada a San Vicente, que es una de las primeras construcciones en la zona. Elevado a 387,5 metros sobre el nivel del mar, pertenece al término municipal de Cabrera de Mar, justo al lado de Argentona. Es visible desde buena parte de la comarca del Maresme y domina el paisaje con vistas hasta Barcelona.

Cada vez que voy aprendo algo nuevo y me fascina aún más el hecho de que hace más de 10 siglos alguien fuera capaz de subir hasta allí y edificar una fortaleza tan imponente. En este enlace podréis ver una reconstrucción de cómo debería ser en su tiempo de esplendor.

Vistas de la Torre del homenaje del Castell de Burriac, Cabrera de Mar

Vistas de la Torre del homenaje del Castell de Burriac, Cabrera de Mar

Aunque buena parte de su interior está en ruinas, la torre del homenaje, parte de las murallas y algunos muros han sobrevivido al paso del tiempo. El castillo se levantó sobre la roca de Burriac a finales del siglo X, aunque se han encontrado restos de una cisterna romana del siglo II-I aC en el mismo lugar. Su historia está vinculada a algunos de los grandes nombres de la historia catalana como el conde de Barcelona Berenguer Ramon I y su madre, la condesa Ermessenda. Entre los siglos XII y XIII se construyó la torre del homenaje, el almacén y la capilla. Y sobre el siglo XV se expandió el recinto. Es muy curiosa la existencia de 3 grandes depósitos de agua en el castillo para almacenar el agua de la lluvia o la que subían los habitantes del castillo, dada la inexistencia de fuentes en la cima de la colina. Finalmente, hacia el siglo XVIII dejó de utilizarse el castillo y en 1836 se abandonó la capilla.

Sus vistas privilegiadas lo convirtieron en un punto clave para el control de la zona y las comunicaciones durante siglos, en especial durante los ataques piratas de la Edad Media

Vistas del Maresme desde el Castell de Burriac, Cabrera de Mar

Vistas del Maresme desde el Castell de Burriac, Cabrera de Mar

Aunque visto lo duro del ascenso desde Argentona podría parecer que no habría nadie en la cima… resulta que desde Cabrera de Mar el acceso es mucho más sencillo, fácil y rápido… y por eso suele haber bastante gente. Así que si queréis disfrutarlo con calma, madrugad e id pronto. ¡Os compensará!

La vuelta se hace por el mismo camino que la ida y es mucho más fácil y rápida… A la vista del buen día que hacía, aproveché para explorar Argentona y conocer algunos de sus encantos… Como la bonita iglésia gótica de Sant Julià, que tiene algunas de las gárgolas más curiosas que he visto en la vida.

Iglesia Parroquial de Sant Julià en Argentona

Iglesia Parroquial de Sant Julià en Argentona

Gárgolas en la iglesia de Sant Julià de Argentona

Gárgolas en la iglesia de Sant Julià de Argentona

El patrimonio modernista en Argentona es muy importante. Tanto que el arquitecto Josep Puig i Cadafalch tenía aquí su casa de veraneo. Como que estaba cerrada por reformas, ya tengo excusa para volver :)

Casa de veraneo de Josep Puig i Cadafalch en Argentona

Casa de veraneo de Josep Puig i Cadafalch en Argentona

Y, para redondear la ruta y recuperar fuerzas, nada mejor que probar uno de los ricos dulces artesanos del Forn Can Moré, que lleva más de 150 años haciendo pan y otras delicias. Su coca de recapte es de campeonato.

Si os animáis, aquí tenéis un enlace con la ruta y algunos datos técnicos. Y si tenéis alguna duda… estoy aquí ;)

Mad About Castilla La Mancha: #ABexperience Blogtrip a Albacete (3)

El domingo 21 de octubre la #ABexperience llegaba a su fin, no sin antes dejarnos con nuevos paisajes albaceteños impresos en la retina. Fue un día corto (porque la mitad, más o menos, me la pasé en un tren de vuelta a Barcelona) pero muy intenso. El objetivo era descubrir la comarca de La Manchuela

Lluvia sobre el río Júcar, Albacete

Lluvia sobre el río Júcar, Albacete

Pero… la lluvia truncó un poco el planning. La idea inicial era hacer alguna actividad o deporte de aventura en el río Júcar. Pero viendo que no paraba, en lugar de eso fuimos al Hotel Rural Avenjúcar donde nos resguardamos del frío y tuvimos una conversación muy interesante con el equipo de esta empresa pionera en los deportes de aventura en Castilla la Mancha. Hablamos sobre la blogosfera, el turismo rural y sobre lo mucho que nos estaba sorprendiendo Albacete.

Entrando en calor en Avenjúcar, Alcalá del Júcar (Albacete)

Entrando en calor en Avenjúcar, Alcalá del Júcar (Albacete)

Esperábamos quizás que el tiempo mejorara para poder lanzarnos a las limpias aguas del río Júcar

Río Júcar a su paso por Alcalá del Júcar

Río Júcar a su paso por Alcalá del Júcar

Pero viendo que esto no pasaba y para no perder el ritmo de buen comer, disfrutamos de un riquísimo almuerzo albaceteño. Increíblemente consistente y perfecto para entrar en calor, fue el colofón gastronómico perfecto y, para muestra, esta foto.

Almuerzo en Avenjúcar, Alcalá del Júcar (Albacete)

Almuerzo consistente en Avenjúcar, Alcalá del Júcar (Albacete)

Con el tiempo justo, poco antes del mediodía uno de los fundadores de Avenjúcar nos acompañó hasta el precioso pueblo de Alcalá del Júcar.

Alcalá del Júcar, Albacete

Alcalá del Júcar, Albacete

Situado en la hoz del río Júcar, es uno de los pueblos más pintorescos de Albacete . De hecho, su espectacularidad hizo que en 1982 se le otorgara la consideración de Conjunto histórico-artístico. Cuatro años más tarde, en 1986, consiguieron el 3r Premio a la mejor iluminación artística (por detrás de la Torre Eiffel y de la Gran Mezquita de Estambul). Aunque no nos dió tiempo a verla porque nos marchamos al mediodía, viendo el paisaje, estoy segura de que vale muchísimo la pena quedarse hasta que anochezca…

Vista de la iglesia parroquial de Alcalá del Júcar, Albacete

Vista de la iglesia parroquial de Alcalá del Júcar, Albacete

El pueblo está lleno de encantos: su iglesia parroquial, el castillo que domina todo el paisaje, las cuevas que, cual queso de Gruyère horadan la roca, sus calles empinadas… Pero eso lo dejamos para otro día ;) Valga decir que el lugar es maravilloso y que se me hizo muy corta nuestra estancia allí. Daría lo que fuera por volver…

Vista del castillo de Alcalá del Júcar

Vista del castillo de Alcalá del Júcar

Después de visitar rápidamente el casco histórico de Alcalá del Júcar, volvimos al bus… y a Albacete. La #ABExperience llegaba a su fin con un “hasta pronto” en la estación de tren. El tren a Barcelona se retrasó pero la espera siempre es buena si la compartes con gente como SeleRebecaXipo y Javier.

Paisaje desde Albacete desde el tren

Paisaje de Albacete desde el tren

Y, para despedirnos de la sorprendente Albacete, uno de los paisajes más típicos visto desde la ventana del tren.

RELATOS DE OTROS VIAJEROS SOBRE ALCALÁ DEL JÚCAR #POSTAMIGO

– Fotoescapada nos enseña las mejores fotos de Alcalá del Júcar en un día soleado de verano

– En el Mundo Perdido, compañeros de blogtrip, nos relatan su experiencia en Alcalá del Júcar.
Por lo visto se lo pasaron también como yo! ;)

Mad About Castilla La Mancha: #ABexperience Blogtrip a Albacete (2)

El segundo día de la #ABexperience en Albacete amaneció lluvioso, encapotado y gris, pero después de cargar las pilas en el delicioso buffet de desayuno del hotel Sercotel Los Llanos nos pusimos en marcha. Empezaba una larga jornada que nos enseñaría lo mejor de la Sierra del Segura y pondría fin al mito de la Albacete llana. 

Niebla sobre Ayna, la Suiza Manchega

Niebla sobre Ayna, la Suiza Manchega

Conocida por su paisaje montañoso como la Suiza Manchega, la población de Ayna tiene muchos encantos (que os contaré en otro post con más detalle)… Aunque cuando llegamos una densa niebla la cubría, desde el Mirador del Diablo pudimos ver cómo las nubes se iban deshaciendo lentamente y nos dejaban ver lo bonito del paisaje. 

Vista de Ayna, la Suiza Manchega

Vista de Ayna, la Suiza Manchega

Enclavada en la Sierra del Segura, en el estrecho cañón del río Mundo, Ayna es conocida por sus Picarzos (una formación rocosa singular) y por ser el escenario de la película de culto de José Luis CuerdaAmanece que no es poco“. Su humor absurdo y surrealista, situaciones curiosas de todo tipo y personajes de lo más pintoresco situaron al pueblo en el mapa del cine español. Y también han contribuido a su promoción turística. Nada más llegar, mientras nos caían varias gotas de agua y desvirtualizábamos a la bloguera Lola Picazo, aprovechamos para hacernos unas fotos con el mítico sidecar con el que Antonio Resines llega al pueblo.

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

Paseamos, disfrutamos con sus calles empinadas y blancas, con los restos del castillo de la Yedra y con los ricos suspiros que Pascual, nuestro guía quiso que probáramos. De textura aérea y dulce, son una tentación por la que suspirar :)

Suspiros, dulces típicos de Albacete

Suspiros, dulces típicos de Albacete

Después de llenar la panza y de ver varias de las localizaciones de “Amanece que no es poco” en el núcleo urbano, entramos en el Museo dedicado a la película, uno de los puntos álgidos de la Ruta Amanece

Museo de la película "Amanece que no es poco", Ayna

Museo de la película “Amanece que no es poco”, Ayna

Situado en una preciosa ermita con un techo artesonado espectacular, el museo es un homenaje a la película, que tiene unos fans muy devotos, los amanecistas. Y, curiosamente, en el grupo teníamos a uno, Sele de El Rincón de Seleque nos deleitó con el insigne monólogo de la calabaza. 

Sele haciendo el monólogo de la calabaza en Ayna, Albacete

Sele haciendo el monólogo de la calabaza en Ayna, Albacete

Mientras que otros como Avistu de Viajablog optaron por plantarse en el semillero de hombres. 

#ABExperience en el semillero de hombres de la Ruta Amanece que no es poco

#ABExperience en el semillero de hombres de la Ruta Amanece que no es poco

La ruta continua paralela al río Mundo, hasta la Cascada del Arroyo de la Toba… pero eso lo dejamos para otro día y otro post!

Antes del mediodía, con algo de pena dejamos Ayna y fuimos hasta Riopar, desde dónde descubrimos el nacimiento del río Mundo

De camino al nacimiento del río Mundo, Riopar (Albacete)

De camino al nacimiento del río Mundo, Riopar (Albacete)

Las lluvias escasas del verano no deslucían para nada el salto de agua. Aunque algo menos exuberante que en otras épocas del año, era espectacular. Casi casi me parecía que estaba en algún paraje de Escocia…

Nacimiento del río Mundo

Nacimiento del río Mundo

Las mejores vistas se obtienen desde una serie de miradores que se encaraman por la montaña… aunque sólo algunos valientes subimos ;) Nos refugiamos del frío y la lluvia en el cálido restaurante de Las Salegas del Maguilloun establecimiento rural en que todos los detalles están cuidado con el máximo mimo y donde todo sabe tan bien como una rica olla de aldea. 

Las Salegas del Maguillo

Las Salegas del Maguillo

Olla de Aldea en Las Salegas del Maguillo

Olla de Aldea en Las Salegas del Maguillo

Después de comer, sus dueños nos llevaron en 4×4 por la sierra, más allá de un pueblo llamado Cotillas, hasta el precioso paraje de Arroyofrío, donde el otoño nos mostró sus mejores colores.

Esplendor otoñal en Arroyofrío, Albacete

Esplendor otoñal en Arroyofrío, Albacete

Y donde también pudimos ver a una tímida salamandra ibérica que, aunque está en peligro de extinción, se dejó fotografiar por todos.

Rebeca con la salamandra ibérica en Arroyofrío

Rebeca con la salamandra ibérica en Arroyofrío

Cansados y contentos, volvimos a Albacete para cenar en uno de los restaurantes más auténticos de la ciudad: El Callejón de los GatosRodeados de objetos relacionados con el mundo taurino, probamos delicias típicas de la gastronomía local como la ensalada de perdiz escabechada, el cordero con denominación de origen asado o el lomo de orza. Todo buenísimo… en especial la mousse de manchego con reducción de vino tinto del postre. Un sitio para volver sin dudarlo.

Restaurante El Callejón, Albacete

Restaurante El Callejón, Albacete

Mousse de queso manchego en el restaurante El Callejón, Albacete

Mousse de queso manchego en el restaurante El Callejón, Albacete

El broche al día lo pusimos unos cuantos resistentes con una copa en el bar Barocci, donde pudimos comprobar el buen ambiente y la gran vida nocturna de la ciudad de Albacete

Una jornada redonda que sació mi pasión por el turismo rural y me descubrió una cara de la provincia que desconocía. En Albacete hay que ir más allá de la llanura que la cruza, porque en su sierra se esconden lugares tan especiales como los que vimos y que siempre recordaré.

El domingo por la mañana la aventura continuó… pero eso os lo cuento en otro momento ;)

Relatos de otros viajeros #Postamigo