Mad About Travel: Dónde comer en Roma

Si por algo es conocida Italia (además de por sus monumentos) es por la gastronomía. Creo que no es arriesgado afirmar que en Italia se come bien en cualquier lugar (y no, no hablo sólo de la pasta)… Durante mi fin de semana en Roma a finales de diciembre pude comprobarlo una vez más por mi misma. ¡Mamma mia! ¡Buonissimo!

Desayunamos en el hotel cada día, pero toda la ciudad está llena de cafés que huelen que alimentan, con unas pastas en los mostradores para relamerse…

Aquí van los lugares que probé y que me gustaron.

¿Dónde comer en Roma?

La capital italiana está llena de trattorias, osterias, ristorantes y bares, pero como que teníamos poco tiempo, optamos por la versión romana del fast food. Por supuesto, estaba mucho más buena y era más saludable... y a tu alcance en casi cualquier momento!

Quiosco de comida cerca del Coliseo, Roma

Quiosco de comida cerca del Coliseo, Roma

  • Puestos de comida ambulantes en Roma: Tienen mucha variedad de comida para llevar (y te la calientan al momento): panini, foccacia, pizza… y todas las bebidas y tentempiés que te puedas imaginar. Había leído que eran caros, pero no nos lo pareció. Después de visitar el Coliseo, el Foro i el Palatino, compramos un par de panini y nos los comimos tan tranquilas sentadas en el césped del Circo Máximo, disfrutando de las vistas y del buen tiempo. Ideal si tienes poco tiempo y no te apetece dedicarle más de una hora a la comida.
Quiosco de comida cerca de los Foros Imperiales, Roma

Quiosco de comida cerca de los Foros Imperiales, Roma

Aún así, las trattorias que probamos por la noche también abren al mediodía y son una opción recomendable si os queréis recrear algo más.

Y ahora vamos a lo bueno… Nos habían recomendado muchísimo el barrio del Trastevere para cenar. Y después de la primera noche, nos enamoramos del ambiente de la zona. Así que repetimos. Estos son los dos lugares que probamos. Nadie nos los había recomendado, los encontramos dando vueltas, dejándonos llevar y guiándonos por los lugares llenos de italianos (y con poca presencia guiri). Normalmente esto no falla. Donde comen los locales es donde mejor se come.

  • Sette Oche in Altalena fue un gran descubrimiento por pura casualidad (y, si no, mirad estupendas críticas en Tripadvisor). Ristorante pizzeria, tiene una terracita en una calle poco transitada preciosa… Y lo mejor es la comida: hornean a mano su propio pan y pasta con productos de primera calidad, y eso se nota. Es cocina italiana de la de toda la vida, de la de la “nonna”, y está deliciosa. Repetiríamos ahora mismo. Empezamos con un par de raciones de bruschetta. La mía era de olivada casera… mmmm…
Bruschetta de Olivada en el ristorante Sette Oche in Altalena, Roma

Bruschetta de Olivada en el ristorante Sette Oche in Altalena, Roma

Y luego no me pude resistir a uno de mis platos preferidos: pennette all’arrabbiata, picantes y deliciosos.

Pennette all'arrabbiata en el restaurante Sette Oche in Altalena, Roma

Pennette all’arrabbiata en el restaurante Sette Oche in Altalena, Roma

Regados con una botella de vino de la casa, la cuenta no llegó a los 20 euros por persona.

Trattoria Il Ponentino, Roma

Trattoria Il Ponentino, Roma

  • La Trattoria Il Ponentino también surgió por azar. Situada en la piazza del Drago del Trastevere, es el típico lugar de postal. La terraza es ideal y nos costó algo encontrar mesa, pero lo conseguimos! La comida es casera y sencilla, precisamente lo que buscábamos, y la relación calidad precio es excelente. En esta ocasión no me pude resistir a sus gnocchi alla bolognesa, que estaban justo como a mi me gustan. 
Gnocchi alla bolognesa en la Trattoria Il Ponentino, Roma

Gnocchi alla bolognesa en la Trattoria Il Ponentino, Roma

Mientras que Isabella, mi compañera de escapada, disfrutó de una lasagna de carne riquísima.

Lasagna de carne en la Trattoria Il Ponentino, Roma

Lasagna de carne en la Trattoria Il Ponentino, Roma

Otra opción muy interesante en verano son los bares y restaurantes que se instalan a la orilla del río Tíber. La zona, pegada a la Isola Tiberina, se convierte en una zona de ocio al aire libre muy popular, con sesiones de cine, conciertos, tiendas y muchos lugares donde comer.

Orilla del río Tíber iluminada por la noche

Orilla del río Tíber iluminada por la noche

Concierto a la orilla del río Tíber, Roma

Concierto a la orilla del río Tíber, Roma

Dulces i gelattos…

En cualquier pastelería, panadería o heladería italiana es fácil caer en la tentación… y más con pastas y cannoli como estos.

Tartaletas en una pastelería de Roma

Tartaletas en una pastelería de Roma

Cannoli en Roma

Cannoli en Roma

Y una última advertencia… ¡cuidado con los carísimos gelattos de las zonas turísticas! Curiosamente, los precios nunca están a la vista y a nosotras nos sablaron 12 euros (12!!!!!!) por un helado que en cualquier otro lugar no hubiera superado los 5 o 6. El “robo” fue perpetrado en la Gelateria Antica Roma, cerca de la Piazza Espagna.

Helados en la gelateria Antica Roma

Helados en la gelateria Antica Roma

Gelatto a precio de oro de la heladería Antica Roma

Gelatto a precio de oro de la heladería Antica Roma

Y vosotros, ¿os animáis a compartir vuestras experiencias gastronómicas en Roma?

Mad About Food: cenas con humor en el restaurante Els Castanyers de Sant Fost

En varios posts habéis podido comprobar (o sufrir) mi afición a comer bien… Pues bien, hace un par de semanas me enteré de que los dos actores de la compañía Clownx Teatre volvían a hacer sus cenas-espectáculo en el Restaurant Els Castanyers de Sant Fost de Campsentelles, especializado en cocina catalana. Después de acumular premios a nivel nacional como compañía teatral para todos los públicos, ahora también apuestan por maridar la gastronomía con el humor. La combinación es perfecta y el resultado no podría ser mejor.

EL ESPECTÁCULO…

Nada más llegar al restaurant Els Castanyers, dos agentes de seguridad de lo más peculiar reciben a los comensales y los someten a un “cacheo” muy sui generis… Vamos, que eso de normal no tuvo nada y contener la risa (desde el minuto 0) era difícil.

Cacheo de Clownx Teatre en el restaurant Els Castanyers

Cacheo de Clownx Teatre en el restaurant Els Castanyers

Después de la copita de capa y el picoteo de rigor, pasamos al salón. Más que ser un espectáculo constante, los actores consiguen hilvanar varios gags entre plato y plato y consiguen arrancar las risas y las sonrisas de todos los que disfrutamos de este giro a las cenas tradicionales. Involucran al público, lo hacen participar y convierten algo tan placentero como comer en un verdadero espectáculo.

Cena espectáculo de Clownx Teatre en el restaurante Els Castanyers (Sant Fost)

Cena espectáculo de Clownx Teatre en el restaurante Els Castanyers (Sant Fost)

Hubo simulacros de pedida de mano, nos cantaron la carta con mucha gracia, hubo un striptease-interruptus e incluso un intento de robo!

Momento de la cena-espectáculo de Clownx Teatre en Els Castanyers

Momento de la cena-espectáculo de Clownx Teatre en Els Castanyers

Momento de la cena-espectáculo de Clownx Teatre en el restaurant Els Castanyers

Momento de la cena-espectáculo de Clownx Teatre en el restaurant Els Castanyers

Voy a confesar que no me he reído tanto como cuando vinieron a nuestra mesa y empezaron a meterse con mi compañero de cena…

… Y LA CENA

Ha quedado claro que el espectáculo me pareció una idea genial y que me lo pasé muy bien, ¿verdad? Pues bien, la parte gastronómica no se queda atrás. El restaurant Els Castanyers, situado en un lugar recóndito de La Conrería es un establecimiento familiar que lleva varias generaciones especializado en carnes a la brasa y en cocina catalana. De día, las vistas deben ser espectaculares… y de noche pudimos ver todas las luces del Vallès Oriental, como pequeñas luciérnagas en un mar de ónix… Es increíblemente popular y pudimos comprobar por que el que va repite ;)

Después del cava, las patatas y las aceitunas de la recepción, seguimos con un rico carpaccio de setas

Carpaccio de champiñones en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Carpaccio de champiñones en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Y luego llego el turno del imprescindible pan con tomate y embutidos, la coca de escalivada, y unos champiñones y espárragos a la brasa.

Pà amb tomàquet en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Pà amb tomàquet en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Plato de embutidos en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Plato de embutidos en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Coca de escalivada en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Coca de escalivada en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Champiñones y espárragos a la brasa en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost

Champiñones y espárragos a la brasa en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost

El plato principal era carne a la brasa, de la elección de cada uno… Y yo elegí pollo a la brasa, aunque era tan grande (o yo estaba tan llena) que fui incapaz de acabármelo y terminó con él mi compañero de cena :)

Pollo a la brasa en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Pollo a la brasa en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Y mi parte favorita… los postres: bizcocho de limón panellets con moscatel. 

Bizcocho de limón con nata en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Bizcocho de limón con nata en el restaurant Els Castanyers, Sant Fost de Campsentelles

Panellets y moscatel de postre en el restaurant Els Castanyers

Panellets y moscatel de postre en el restaurant Els Castanyers

Una cena de 10, porque los básicos de nuestra gastronomía siempre son una apuesta segura, y más si entre bocado y bocado disfrutas de un espectáculo que te hace reír.

Si os ha picado el gusanillo y queréis probar las cenas-espectáculo de Clownx Teatre en Els Castanyers, tenéis varias oportunidades:

  • 24 de noviembre a las 21.30h
  • 21 y 22 de diciembre a las 21.30h

PRECIO

  • 29 euros (cena + espectáculo)

CÓMO LLEGAR al restaurant Els Castanyers

  • Camí dels Castanyers s/n (08105) Colonia Bosc de Montealegre “La Conreria”, Sant Fost de Campsentelles, Barcelona
  • Tel. 935930042

Básicamente tenéis que llegar hasta la Conreria, girar hacia en dirección al albergue de juventud (y antiguo seminario) y seguir por la urbanización y por una pista de tierra hasta que lleguéis al restaurante. Aunque pueda parecer lo contrario, no tiene pérdida! ;)

Mad About Austria: dónde comer en Viena

Aunque siempre es buen momento para visitar Viena, quizás en estas fechas la ciudad adquiere un aire mucho más especial. Los mercados de Navidad, las decoraciones que convierten las calles en una gran sala de baile... Y como soy una ferviente creyente que el viajar y visitar no está reñido con el buen comer, en este post os dejo una selección de los mejores restaurantes de Viena, ideales para desayunar, comer o cenar. La selección es totalmente personal e influenciada un poco por mi amiga vienesa, que es la que siempre que voy me lleva a alguno de estos rincones donde la comida es buena, auténtica y asequible ;)

¿Dónde desayunar en Viena?

  • Palmenhaus: es una cafetería/bar/restaurante situado en un invernadero Art Déco. Rodeado de plantas y vegetación tropical, sus desayunos son de campeonato y el lugar es ideal para resguardarse del frío en pleno centro de Viena (está pegado al palacio del Hofburg).
Exterior de Palmenhaus

Exterior del restaurante/cafetería Palmenhaus, Viena

Desayuno ligero en Palmenhaus, Viena

Desayuno ligero en Palmenhaus, Viena

Logo de Palmenhaus

Logo del restaurante Palmenhaus de Viena

He desayunado allí 2 veces y siempre he salido encantada… Eso sí, la carta para comer y cenar promete muchísimo… y abren hasta la medianoche, convirtiéndolo en ideal para tomar una copa en un lugar único en Viena y disfrutar de las sesiones de DJ que programan los fines de semana.

  • Kunsthallencafe am Karlsplatzcon un diseño impecable, por estar vinculado a un museo de arte moderno, es también una propuesta perfecta para cualquier hora del día. Siempre he ido a desayunar y su carta es magnífica, variada y muy saludable (y perfecta para todos los bolsillos).
Exterior del Kunsthallencafe, Viena

Exterior del Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Su terracita es ideal en verano. Mientras que en invierno su diseño acristalado es como un enorme rectángulo del luz casi enfrente de la popular Karlsplatz, sede de la iglesia barroca Karlskirche. Combinan la gastronomía con el arte contemporáneo… y por las noches de fin de semana suele haber sesiones de DJ ;)

¿Dónde merendar en Viena?

Dejando de lado los maravillosos cafés de Viena (que se merecen un post aparte), quiero dedicar una mención especial a un bar/cafetería/restaurante a orillas del Canal del Danubio que descubrí este verano.

  • Motto am Fluss: decir que el diseño está cuidado al detalle sería quedarme corta. El sitio evoca la forma de un barco atracado junto al río... aunque no lo es. Todo de cristal y con una amplia terraza con tumbonas con vistas al Danubio que imita la cubierta es estupendo para cualquier ocasión. El verano pasado Isabella y yo nos tomamos un refresco allí… pero tengo entendido que abren hasta altas horas de la noche y que ponen música. Es uno de los sitios más in de Viena.
Motto am Fluss, Viena

Motto am Fluss, Viena

Tomando un apfel gespritz con Isabella en Motto am Fluss

Tomando un apfel gespritz con Isabella en Motto am Fluss

¿Dónde comer en Viena?

  • Zum Bettelstudent: situado muy cerca del precioso parque StadtPark, el restaurante Zum Bettelstudent es una opción ideal para probar la consistente gastronomía austríaca en el centro de Viena. A precios muy interesantes, el lugar es muy frecuentado por jóvenes vieneses… y con motivo.
Restaurante Zum Bettelstudent, Viena

Exterior del restaurante Zum Bettelstudent, Viena

Interior del restaurante Zum Bettelstudent

Interior del restaurante Zum Bettelstudent

Logo de Zum Bettelstudent

Logo de Zum Bettelstudent

Las raciones son enormes, así que cuidado con pedir el plato grande… porque a lo mejor no podéis acabarlo.

  • Bierreither: perfecto para comer y probar la gastronomía austríaca. El Bierreither está al lado de Schwarzenbergplatz, muy cerca de Karlsplatz, y tienen una selección de cervezas espectacular… Pero si queréis algo más light, tenéis que probar el refresco nacional de Austria, el Almdudler. Nosotras comimos algo light, unas tostadas típicas, pero la carta es muy completa, y los precios perfectamente asequibles (además, las raciones son muy grandes). 
Waldviertler Toast - tostada con jamón, tomate y queso

Waldviertler Toast – tostada con jamón, tomate y queso

Almdudler, el refresco nacional de Austria

Almdudler, el refresco nacional de Austria

Steirisches Verhackert - Tostada con carne picada

Steirisches Verhackert – Tostada con carne picada

Gastronomía austríaca en los Heurigen de Viena

Mención aparte merecen los heurigen, que son unos locales tradicionales en los que se sirve el vino que producen sus patrones (que suelen ser viticultores) y sirven gastronomía típica austríaca. En Viena la mayoría de los heurigen están en los barrios periféricos, cerca de las montañas de Kahlenberg y Leopoldsberg, como por ejemplo Grinzing y Neustift. Aunque lo ideal es ir en coche, están muy bien comunicados con el transporte público, así que no hay excusa para no ir.

Los heurigen son ideales para empaparse de la cultura tradicional austríaca, comer bien (y a buen precio), catar vinos riquísimos y disfrutar de música típica… Aunque su público suele ser gente mayor, son de visita (y degustación) imprescindible.

He probado estos dos y ambos son altamente recomendables ;)

  • Heuriger Martin Sepp: Situado en Grinzing, es ideal… Sus vinos blancos una delicia, y su selección gastronómica no defrauda… Ideal para ponerse las botas!
Heuriger Martin Sepp en Grinzing, Viena

Heuriger Martin Sepp en Grinzing, Viena

Wiener Schnitzel en el heuriger Martin Sepp de Grinzing, Viena

Wiener Schnitzel en el heuriger Martin Sepp de Grinzing, Viena

Palastchinken en el heuriger Martin Sepp de Grizing, Viena

Y de postre Palastchinken en el heuriger Martin Sepp de Grizing, Viena

  •  Heuriger Das SchreiberhausUbicado en Neustift, su buena reputación le precede. Y todo lo que probamos estaba a la altura de nuestras expectativas.
Heuriger Das Schreiberhaus en Neustift, Viena

Exterior del heuriger Das Schreiberhaus en Neustift, Viena

Schweinsbraten en el heuriger Das Schreiberhaus de Neustift, Viena

Schweinsbraten en el heuriger Das Schreiberhaus de Neustift, Viena

Postre en el heuriger Das Schreiberhaus

Postre en el heuriger Das Schreiberhaus, Viena

Espero haberos abierto un poquito el hambre… ;)

Mad About Castilla La Mancha: #ABexperience Blogtrip a Albacete (1)

Hay días en los que vale la pena de verdad madrugar y transochar. Días que no querrías que acabasen y en los que descubres sitios nuevos y conoces a personas geniales. El pasado viernes 19 de octubre fue uno de esos :)

Me levanté a las 6 de mañana para poder tomar el tren que nos llevaría a mi y a Javier de Escapada Rural al primer blogtrip de Albacete, la #ABExperience. Seis horas más tarde sin apenas conectividad en el móvil llegamos a la capital albaceteña. Allí nos esperaba Pascual de Turismo de Albacete y el resto de bloggers que participaron en la iniciativa: Jorge de En el Mundo PerdidoJosé Miguel y Rebeca de El Rincón de SeleLaura de Lala ViajeraJosé Ramón de ViajablogJavier de Escapada RuralMiguel Angel y Vanesa de Miguel en RutaEllos ya se estaban poniendo las botas en las séptimas Jornadas de las Tapas de Albacete

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Llegué a tiempo de catar las del bar Birubí y las de la Ronería de la ConcepciónDecir que nos pusimos las botas es quedarme corta… ¡Qué bien se come en Albacete!

Jornada de las tapas en Albacete

Selección de tapas en la Ronería, Albacete

Por la tarde, con la barriga llena, fuimos al Circuito de AlbaceteAllí visitamos las instalaciones, conocimos las muchas posibilidades que ofrece la instalación y luego pasamos a lo bueno. Nos dieron una pequeña demo en la Escuela TAC de conducción y luego pudimos ponerla en práctica aprendiendo a derrapar y tomar curvas.

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Con la amenaza constante de una lluvia (que nos dio un respiro hasta la noche), disfruté como una niña. Me encantó aprender a controlar un coche cuando derrapa porque el suelo está mojado… y aún más la exhibición de drifting (derrapes controlados) que hizo uno de los monitores y en la que algunos pudieron hacer de copiloto. ¡Espectacular!

Al acabar, el piloto de stunt Emilio Zamora nos enseñó las filigranas que es capaz de hacer sobre una moto.

Emilio Zamora, piloto de stunt

Emilio Zamora, piloto de stunt

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

Siguiendo con el estrés blogger, volvimos a Albacete cuando empezaba a anochecer para conocer uno de los emblemas de la ciudad y de la provincia: el Museo de la Cuchillería. Ubicado en un edificio precioso de principios de siglo, acoge una exposición espectacular y muy sorprendente. Nunca hubiera pensado que el arte de la cuchillería diera para tanto… y estaba muy equivocada. La muestra está presentada de una forma muy clara, muy visual y atractiva. La colección de navajas, cuchillos y tijeras es espectacular y vale muchísimo la pena visitarla para entender el arte que forjó e hizo florecer a Albacete.

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Al salir, como que todavía teníamos algo de tiempo antes de la cena, aprovechamos la cercanía para visitar la Catedral de AlbaceteIniciada en el siglo XVI y finalizada en el XX, su exterior es neogótico y neorománico y es quizás uno de los pocos edificios antiguos que todavía siguen en pie en Albacete. En su exterior, una pintoresca mujer nos preguntó si éramos estudiantes de historia y, al decirle que éramos bloggers de viajes, se quedó un poco a cuadros y mencionó algo sobre los Testigos de Jehová que no acabo de recordar… 

Catedral de San Juan de Albacete

Catedral de San Juan de Albacete

Dando un paseo, acabamos en el precioso Teatro Circo. Único en su dualidad, el edificio ha sufrido 4 remodelaciones a lo largo de su historia. Su interior neomudéjar es de una delicadeza espectacular y me gustó mucho más que el espectáculo que vimos (una especie de musical/obra cubano de cuyo nombre no quiero acordarme, parafraseando a Cervantes).

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cansados después de tanto trajín, descansamos y disfrutamos de la sabrosa gastronomía manchega en el restaurante Don Gil, que fusiona con acierto los sabores de siempre y la modernidad.

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Creo que no hace falta decir que todo estaba riquísimo… y por si fuera poco, luego los más valientes (vosotros sabéis quien sois) nos fuimos a tomar una copa al bar Tiaré. Pero eso ya es otra historia… como aventura por la sierra del sábado ;)

Relatos de otros viajeros #postamigo

Mad About Food: comida sureña en Hard Rock Café

El Hard Rock Café de Barcelona tiene una ubicación privilegiada. Justo en el centro de la ciudad, en Plaça de Catalunya, está siempre a rebosar, a cualquier hora del día. Es uno de los restaurantes más populares entre los turistas y extranjeros, y con motivo: su carta es una oda a la gastronomía más típica de los EEUU y entrar en su interior te transporta a lo mejor de la comida norteamericana.

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Debo confesar que nunca antes había entrado en el de Barcelona (sí en Nueva York o en Londres) y fue una grata sorpresa. Aprovechando que este mes el Hard Rock Café homenajea los orígenes sureños de su fundador, originario de  Tennessee, fui con un gran sibarita a probar los platos de su nuevo menu Smokehouse.

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

HARD ROCK CAFÉ: CULTURA, MÚSICA I GASTRONOMÍA AMERICANA

Una de las cosas que más me llaman la atención de los restaurantes como el Hard Rock Café es que la filosofía de atención al cliente típica yankee está presente en todos los detalles. Los porteros, las recepcionistas y los camareros tienen un trato y una atención hacia el cliente excelente (te preguntan si todo está bien, te rellenan el vaso, se preocupan por todo y son muy simpáticos). Para que no nos aburriéramos mientras nos preparaban la mesa nos dieron un beeper para que pudiéramos curiosear en la tienda con total tranquilidad.

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Justo cuando estábamos a punto de sucumbir a la tentación nos llamaron. El restaurante, con su decoración de madera, sus recuerdos de estrellas del rock, su cadillac en el techo y la música rock a todo trapo es algo único en la ciudad. Como dirían mis amigas americanas, tan americano como una buena apple pie. 

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

SMOKEHOUSE MENU, COMIDA SUREÑA EN HARD ROCK CAFE

A la carta clásica de hamburguesas riquísimas, ensaladas muy sabrosas y los típicos nachos y alitas de pollo con salsa barbacoa se les unen durante este otoño los platos ahumados, típicos de Tennessee, con su Smokehouse Menu. Elaborados con alimentos de primera calidad (la carne es buenísima), cada plato se cocina en unos hornos especiales en el mismo restaurante y les acompañan salsas caseras como la deliciosa salsa barbacoa marca de la casa. Básicamente se trata de enormes costillares de cerdo, el pollo a la barbacoa o sándwiches enormes de cerdo desmenuzado.

Queríamos probar un poco de todo, así que decidimos abrir boca con un poco de bruschetta de tomate.

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Y seguimos con el combo para dos y un sandwich de pollo desmenuzado a la barbacoa. Los dos platos llevaban unos acompañamientos enormes… y nos costó acabarlos, pero valió la pena muchísimo. Se notaba en cada bocado la buena calidad de las materias primas, el mimo con que se cocina cada plato y la atención al detalle.

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

De postre, no pudimos decir que no a estas preciosidades: Strawberry Cheesecake Crême Brulée. 

Postres en Hard Rock Café

Postres en Hard Rock Café

Para celebrar esta vuelta a los orígenes, Hard Rock Café y Coronita celebran este “rocking flavour” premiando a un cliente  con la posibilidad de asistir al Barclays ATP World Tour Finals, que se celebrará en noviembre de 2012 en Londres. El premio incluye viaje y entradas para dos personas y alojamiento para una noche. Para participar sólo hay que pedir un plato del menú Smoke House y acompañarlo con una Coronita bien fresca ;) La promoción sólo es válida este mes de septiembre (aunque los platos seguirán formando parte de la carta el resto del año).

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE HARD ROCK CAFÉ BARCELONA

  • Localización: Plaça de Catalunya, 21.
  • Horario: De las 12h mediodía a las 2h de la madrugada (de domingo a jueves) y hasta las 3h (viernes, sábados y vísperas de festivos)

Mad About Germany: dónde comer en Berlín

Mi primera visita a Berlín da para mucho y fue muy intensa, pero si hay algo que me gustaría destacar es lo bien que comí. Los desayunos los hicimos en el apartamento en el barrio de Wedding el que nos alojamos. Nuestros huéspedes, Bianca y Ty siempre nos dejaban algo preparado antes de irse a trabajar… así que cuando salíamos a la calle ya no teníamos hambre. Aún así, tanta caminata acaba abriendo el apetito y a la hora de comer o de cenar estaba más que dispuesta a catar gastronomía típica berlinesa y a descubrir restaurantes únicos y llenos de historia. Y es que aunque sólo estuvimos un fin de semana, probar los sabores de la ciudad fue genial.

¿Preparados? Ahí van mis recomendaciones ;)

Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en la beerhouse Berliner Republik

  • Taberna Berliner Republik. La descubrí gracias a una guía de viajes sobre el Berlín del Tercer Reich y estuvo genial. Era el primer día y me apetecía catar las famosas salchichas berlinesas aderezadas con curry y la receta de esta taberna tradicional es deliciosa. Te las sirven o bien con ensalada de patatas, con patatas al horno o con patatas fritas (¡viva la variedad patatera!) y me hubiera comido 2 o 3 raciones… de no ser porque con una me llené de sobras. El restaurante está en el barrio de Mitte, justo al lado del río Spree y cuando hace bueno tienen terracita con vistas. Cuando estuve hacía frío y viento, así que comí dentro para no morir por congelación. Tienen una grandísima variedad de cervezas y sus precios se regulan como si fuera la bolsa. Es realmente curioso y el ambiente es muy típico y poco guiri (al menos hace un par de meses).
Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en Berliner Republik

Biergarten del restaurante Prater Garten

Biergarten del restaurante Prater Garten

  • Prater Garten: Con una historia que se remonta a principios del siglo XIX es un lugar único. Por un lado teatro/cabaret con los años la parte gastronómica se ha apoderado del espacio. Fuimos a comer el domingo (seguía haciendo mucho frío, así que nada de biergarten) por recomendación de un amigo y porque está en el barrio bohemio de Prenzlauer Berg, a dos pasos literalmente del Mauerpark y de su ecléctico mercadillo. Aunque el restaurante es algo más caro que el biergarten, valió la pena para poder resguardarnos del viento y del cielo plomizo y, además, comimos genial. Sus platos mezclan la tradición con la modernidad y están deliciosos.
Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten

Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten comida gastronomía Berlín

La imagen testimonia lo enorme de las raciones…

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Ah, y allí descubrí una bebida curiosa que no había visto nunca por estos lares… y de la que el mismo amigo que me recomendó el restaurante me había hablado: Bionade. Es una especie de refresco orgánico hecho con hierbas o frutas y tiene bastante variedad. Me gustó… y mucho ;)

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Ah, y si vais, fijaos en los carteles de los baños, ¡son monísmos!

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

En verano su biergarten promete mucho y el ambiente es genial.

Clarchens Ballhaus

Biergarten del restaurente Clarchens Ballhaus

  • Clarchens Ballhaus es uno de los restaurantes más especiales donde he estado y está en pleno Mitte. Con su ambiente decadente de salón de baile de principios del siglo XX y su cocina típica y abundante, el sitio es un hervidero de actividades. Entre platos tradicionales como el schnitzel o el frikadellen se celebran noches de swing al estilo años 30, conciertos y veladas de tango. El restaurante tiene dos espacios: el de arriba, más elegante con lámparas de araña y una decoración más sofisticada; y el de abajo, más popular. Los precios son populares, la comida rica y abundante y el servicio muy bueno. Eso sí, no os sorprendáis si hay bastante gente mayor mezclada con mucha gente joven. El ambiente es único y contribuye aún más si cabe al encanto del lugar. El sitio es un clásico que ha sobrevivido al Reich, la II Guerra Mundial (las huellas que dejó una bomba son todavía visibles en el biergarten) y a la modernidad. Definitivamente, mi restaurante preferido de Berlín.
A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Último tip gastronómico para Berlín: aunque pueda parecer que sólo comimos a nuestras horas, esto se aleja un poco de la realidad… Por todas partes hay puestos de comida callejera (de pretzels a salchichas de todo tipo, pasando por platos de todo el mundo para llevar) y paramos varias veces a catarla… En la capital germana nunca os quedaréis con hambre… y si os quedáis el remedio suele estar a la vuelta de la esquina, en la estación de metro o de tren, en medio de un parque… Comer en la calle nunca fue tan fácil, tan barato ni tan rico.

Así que disfrutad mucho y dejad que vuestras papilas gustativas se vuelvan un poco locas ;)

Mad About Food: Sagàs, los mejores bocadillos de Barcelona

La gastronomía es una parte muy importante de cada viaje… y en Barcelona ahora hace un año se inauguró la mejor bocadillería de Barcelona. Sagàs (adecuadamente subtitulado “Pagesos i cuiners”) es una apuesta conjunta del chef Oriol Rovira y del Grupo Sagardi, que han unido esfuerzos para volver a los orígenes del bocadillo y ofrecer una carta muy completa con productos de temporada. Tanto es así que toda la carne, productos de charcutería y hortalizas salen de los campos y la huerta que la familia de Rovira tiene en la pequeña población de Sagàs (dónde también está su restaurante insignia, Els Casals).

Pues bien, aprovechando que durante la semana de Sant Jordi el Gremi de Restauració de Barcelona lanzó una oferta muy interesante para disfrutar de la gastronomía nos acercamos al Sagàs.

Carta de Sagàs

Detalle de la Carta de Sagàs

El sitio es precioso, y la atención por parte de su staff aún mejor… pero lo bueno estaba por llegar :)

Barra de Sagàs

Barra de Sagàs

Nada más llegar, nos esperaba una deliciosa copa de bienvenida de cava Agustí Torelló Brut Reserva, acompañado de una selección de aceitunas para chuparse los dedos (y nunca mejor dicho, porque en el Sagàs ¡se come con las manos!)

Tapa de aceitunas en Sagàs

Tapa de aceitunas en Sagàs

Acto seguido llegaron a nuestro trozo de barra las mejores patatas bravas que me he comido en la vida. Un punto crujientes, cortadas gruesas, al punto de sal y con una salsa de Alioli, Romesco y Chile que haría las delicias del mismísimo Ratatouille.

Patatas bravas de Sagàs

Patatas bravas de Sagàs

Y luego fue el turno de los célebres bocadillos. Empezamos con la tradicional Chapata Sagàs hecha con una deliciosa combinación de tocineta, alcaparras, higos, rúcula, queso fresco de La Quar, olivada y vinagreta de “carquinyolis”. Un punto dulce y otro salada, es una explosión de sabor maravillosa… y, para muestra, nada mejor que una fotografía.

Chapata de Sagàs

Chapata de Sagàs

Si la chapata fue mi bocadillo favorito (y que conste que en varias visitas he probado unos cuantos y todos están buenísimos), mi compañero de cena alucinó con los “Pork Buns”. Originales de Shanghai y elevados a la gastronomía de Nueva York por David Chang, Oriol Rovira “reinventa” estos sabrosos mordiscos de pan al vapor rellenos de tocino y salsa picante de de cacahuete y jengibre. Con su textura suave y agradable son un verdadero placer para los sentidos.

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Los que me conocen saben que hay un alimento que me pierde y es el chocolate. Y yo creo que en Sagàs también deben saberlo, porque el postre de Chocolate, aceite y sal sobre entrecoca del Mossèn de Folgueroles (aka Jacint Verdaguer) es mi perdición. Suerte que no vivo cerca del restaurante, porque me pasaría la vida comiéndolo… La combinación de una bola de chocolate gigante regada con aceite de oliva de primera calidad y algunas escamas de sal sobre un pan fino y crujiente es tan sencilla y a la vez tan sofisticada que se me hace la boca agua sólo con recordarla… Creo que realmente voy a Sagàs por el postre ;)

Y como sé que no soy la única golosa…

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Todo esto nos costó 20 euros. Los precios de los bocadillos son un poco más caros de lo que es habitual, pero son muy completos y puedes cenar por unos 30, más o menos.

Si queréis ir os recomiendo reservar con antelación (es increíblemente popular, sobre todo por las noches).

Sagàs

Pla de Palau 13 (08003) Barcelona

Tel. +34 933102434 / Reservas: 902 520 522