Mad About Food: comida sureña en Hard Rock Café

El Hard Rock Café de Barcelona tiene una ubicación privilegiada. Justo en el centro de la ciudad, en Plaça de Catalunya, está siempre a rebosar, a cualquier hora del día. Es uno de los restaurantes más populares entre los turistas y extranjeros, y con motivo: su carta es una oda a la gastronomía más típica de los EEUU y entrar en su interior te transporta a lo mejor de la comida norteamericana.

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Debo confesar que nunca antes había entrado en el de Barcelona (sí en Nueva York o en Londres) y fue una grata sorpresa. Aprovechando que este mes el Hard Rock Café homenajea los orígenes sureños de su fundador, originario de  Tennessee, fui con un gran sibarita a probar los platos de su nuevo menu Smokehouse.

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

HARD ROCK CAFÉ: CULTURA, MÚSICA I GASTRONOMÍA AMERICANA

Una de las cosas que más me llaman la atención de los restaurantes como el Hard Rock Café es que la filosofía de atención al cliente típica yankee está presente en todos los detalles. Los porteros, las recepcionistas y los camareros tienen un trato y una atención hacia el cliente excelente (te preguntan si todo está bien, te rellenan el vaso, se preocupan por todo y son muy simpáticos). Para que no nos aburriéramos mientras nos preparaban la mesa nos dieron un beeper para que pudiéramos curiosear en la tienda con total tranquilidad.

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Justo cuando estábamos a punto de sucumbir a la tentación nos llamaron. El restaurante, con su decoración de madera, sus recuerdos de estrellas del rock, su cadillac en el techo y la música rock a todo trapo es algo único en la ciudad. Como dirían mis amigas americanas, tan americano como una buena apple pie. 

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

SMOKEHOUSE MENU, COMIDA SUREÑA EN HARD ROCK CAFE

A la carta clásica de hamburguesas riquísimas, ensaladas muy sabrosas y los típicos nachos y alitas de pollo con salsa barbacoa se les unen durante este otoño los platos ahumados, típicos de Tennessee, con su Smokehouse Menu. Elaborados con alimentos de primera calidad (la carne es buenísima), cada plato se cocina en unos hornos especiales en el mismo restaurante y les acompañan salsas caseras como la deliciosa salsa barbacoa marca de la casa. Básicamente se trata de enormes costillares de cerdo, el pollo a la barbacoa o sándwiches enormes de cerdo desmenuzado.

Queríamos probar un poco de todo, así que decidimos abrir boca con un poco de bruschetta de tomate.

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Y seguimos con el combo para dos y un sandwich de pollo desmenuzado a la barbacoa. Los dos platos llevaban unos acompañamientos enormes… y nos costó acabarlos, pero valió la pena muchísimo. Se notaba en cada bocado la buena calidad de las materias primas, el mimo con que se cocina cada plato y la atención al detalle.

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

De postre, no pudimos decir que no a estas preciosidades: Strawberry Cheesecake Crême Brulée. 

Postres en Hard Rock Café

Postres en Hard Rock Café

Para celebrar esta vuelta a los orígenes, Hard Rock Café y Coronita celebran este “rocking flavour” premiando a un cliente  con la posibilidad de asistir al Barclays ATP World Tour Finals, que se celebrará en noviembre de 2012 en Londres. El premio incluye viaje y entradas para dos personas y alojamiento para una noche. Para participar sólo hay que pedir un plato del menú Smoke House y acompañarlo con una Coronita bien fresca ;) La promoción sólo es válida este mes de septiembre (aunque los platos seguirán formando parte de la carta el resto del año).

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE HARD ROCK CAFÉ BARCELONA

  • Localización: Plaça de Catalunya, 21.
  • Horario: De las 12h mediodía a las 2h de la madrugada (de domingo a jueves) y hasta las 3h (viernes, sábados y vísperas de festivos)

Mad About Germany: dónde comer en Berlín

Mi primera visita a Berlín da para mucho y fue muy intensa, pero si hay algo que me gustaría destacar es lo bien que comí. Los desayunos los hicimos en el apartamento en el barrio de Wedding el que nos alojamos. Nuestros huéspedes, Bianca y Ty siempre nos dejaban algo preparado antes de irse a trabajar… así que cuando salíamos a la calle ya no teníamos hambre. Aún así, tanta caminata acaba abriendo el apetito y a la hora de comer o de cenar estaba más que dispuesta a catar gastronomía típica berlinesa y a descubrir restaurantes únicos y llenos de historia. Y es que aunque sólo estuvimos un fin de semana, probar los sabores de la ciudad fue genial.

¿Preparados? Ahí van mis recomendaciones ;)

Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en la beerhouse Berliner Republik

  • Taberna Berliner Republik. La descubrí gracias a una guía de viajes sobre el Berlín del Tercer Reich y estuvo genial. Era el primer día y me apetecía catar las famosas salchichas berlinesas aderezadas con curry y la receta de esta taberna tradicional es deliciosa. Te las sirven o bien con ensalada de patatas, con patatas al horno o con patatas fritas (¡viva la variedad patatera!) y me hubiera comido 2 o 3 raciones… de no ser porque con una me llené de sobras. El restaurante está en el barrio de Mitte, justo al lado del río Spree y cuando hace bueno tienen terracita con vistas. Cuando estuve hacía frío y viento, así que comí dentro para no morir por congelación. Tienen una grandísima variedad de cervezas y sus precios se regulan como si fuera la bolsa. Es realmente curioso y el ambiente es muy típico y poco guiri (al menos hace un par de meses).
Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en Berliner Republik

Biergarten del restaurante Prater Garten

Biergarten del restaurante Prater Garten

  • Prater Garten: Con una historia que se remonta a principios del siglo XIX es un lugar único. Por un lado teatro/cabaret con los años la parte gastronómica se ha apoderado del espacio. Fuimos a comer el domingo (seguía haciendo mucho frío, así que nada de biergarten) por recomendación de un amigo y porque está en el barrio bohemio de Prenzlauer Berg, a dos pasos literalmente del Mauerpark y de su ecléctico mercadillo. Aunque el restaurante es algo más caro que el biergarten, valió la pena para poder resguardarnos del viento y del cielo plomizo y, además, comimos genial. Sus platos mezclan la tradición con la modernidad y están deliciosos.
Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten

Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten comida gastronomía Berlín

La imagen testimonia lo enorme de las raciones…

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Ah, y allí descubrí una bebida curiosa que no había visto nunca por estos lares… y de la que el mismo amigo que me recomendó el restaurante me había hablado: Bionade. Es una especie de refresco orgánico hecho con hierbas o frutas y tiene bastante variedad. Me gustó… y mucho ;)

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Ah, y si vais, fijaos en los carteles de los baños, ¡son monísmos!

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

En verano su biergarten promete mucho y el ambiente es genial.

Clarchens Ballhaus

Biergarten del restaurente Clarchens Ballhaus

  • Clarchens Ballhaus es uno de los restaurantes más especiales donde he estado y está en pleno Mitte. Con su ambiente decadente de salón de baile de principios del siglo XX y su cocina típica y abundante, el sitio es un hervidero de actividades. Entre platos tradicionales como el schnitzel o el frikadellen se celebran noches de swing al estilo años 30, conciertos y veladas de tango. El restaurante tiene dos espacios: el de arriba, más elegante con lámparas de araña y una decoración más sofisticada; y el de abajo, más popular. Los precios son populares, la comida rica y abundante y el servicio muy bueno. Eso sí, no os sorprendáis si hay bastante gente mayor mezclada con mucha gente joven. El ambiente es único y contribuye aún más si cabe al encanto del lugar. El sitio es un clásico que ha sobrevivido al Reich, la II Guerra Mundial (las huellas que dejó una bomba son todavía visibles en el biergarten) y a la modernidad. Definitivamente, mi restaurante preferido de Berlín.
A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Último tip gastronómico para Berlín: aunque pueda parecer que sólo comimos a nuestras horas, esto se aleja un poco de la realidad… Por todas partes hay puestos de comida callejera (de pretzels a salchichas de todo tipo, pasando por platos de todo el mundo para llevar) y paramos varias veces a catarla… En la capital germana nunca os quedaréis con hambre… y si os quedáis el remedio suele estar a la vuelta de la esquina, en la estación de metro o de tren, en medio de un parque… Comer en la calle nunca fue tan fácil, tan barato ni tan rico.

Así que disfrutad mucho y dejad que vuestras papilas gustativas se vuelvan un poco locas ;)

Mad About Food: Sagàs, los mejores bocadillos de Barcelona

La gastronomía es una parte muy importante de cada viaje… y en Barcelona ahora hace un año se inauguró la mejor bocadillería de Barcelona. Sagàs (adecuadamente subtitulado “Pagesos i cuiners”) es una apuesta conjunta del chef Oriol Rovira y del Grupo Sagardi, que han unido esfuerzos para volver a los orígenes del bocadillo y ofrecer una carta muy completa con productos de temporada. Tanto es así que toda la carne, productos de charcutería y hortalizas salen de los campos y la huerta que la familia de Rovira tiene en la pequeña población de Sagàs (dónde también está su restaurante insignia, Els Casals).

Pues bien, aprovechando que durante la semana de Sant Jordi el Gremi de Restauració de Barcelona lanzó una oferta muy interesante para disfrutar de la gastronomía nos acercamos al Sagàs.

Carta de Sagàs

Detalle de la Carta de Sagàs

El sitio es precioso, y la atención por parte de su staff aún mejor… pero lo bueno estaba por llegar :)

Barra de Sagàs

Barra de Sagàs

Nada más llegar, nos esperaba una deliciosa copa de bienvenida de cava Agustí Torelló Brut Reserva, acompañado de una selección de aceitunas para chuparse los dedos (y nunca mejor dicho, porque en el Sagàs ¡se come con las manos!)

Tapa de aceitunas en Sagàs

Tapa de aceitunas en Sagàs

Acto seguido llegaron a nuestro trozo de barra las mejores patatas bravas que me he comido en la vida. Un punto crujientes, cortadas gruesas, al punto de sal y con una salsa de Alioli, Romesco y Chile que haría las delicias del mismísimo Ratatouille.

Patatas bravas de Sagàs

Patatas bravas de Sagàs

Y luego fue el turno de los célebres bocadillos. Empezamos con la tradicional Chapata Sagàs hecha con una deliciosa combinación de tocineta, alcaparras, higos, rúcula, queso fresco de La Quar, olivada y vinagreta de “carquinyolis”. Un punto dulce y otro salada, es una explosión de sabor maravillosa… y, para muestra, nada mejor que una fotografía.

Chapata de Sagàs

Chapata de Sagàs

Si la chapata fue mi bocadillo favorito (y que conste que en varias visitas he probado unos cuantos y todos están buenísimos), mi compañero de cena alucinó con los “Pork Buns”. Originales de Shanghai y elevados a la gastronomía de Nueva York por David Chang, Oriol Rovira “reinventa” estos sabrosos mordiscos de pan al vapor rellenos de tocino y salsa picante de de cacahuete y jengibre. Con su textura suave y agradable son un verdadero placer para los sentidos.

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Los que me conocen saben que hay un alimento que me pierde y es el chocolate. Y yo creo que en Sagàs también deben saberlo, porque el postre de Chocolate, aceite y sal sobre entrecoca del Mossèn de Folgueroles (aka Jacint Verdaguer) es mi perdición. Suerte que no vivo cerca del restaurante, porque me pasaría la vida comiéndolo… La combinación de una bola de chocolate gigante regada con aceite de oliva de primera calidad y algunas escamas de sal sobre un pan fino y crujiente es tan sencilla y a la vez tan sofisticada que se me hace la boca agua sólo con recordarla… Creo que realmente voy a Sagàs por el postre ;)

Y como sé que no soy la única golosa…

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Todo esto nos costó 20 euros. Los precios de los bocadillos son un poco más caros de lo que es habitual, pero son muy completos y puedes cenar por unos 30, más o menos.

Si queréis ir os recomiendo reservar con antelación (es increíblemente popular, sobre todo por las noches).

Sagàs

Pla de Palau 13 (08003) Barcelona

Tel. +34 933102434 / Reservas: 902 520 522

Mad About Scotland: Dónde comer en Edimburgo (y beber)

  • (post actualizado el 24.12.2012)

Escocia (y Edimburgo, por ende) no tienen una reputación culinaria de la altura de la de París o de la gastronomía española. Más allá del Fish and chips, las cocinas de Edinburgh son bastante variadas y se puede comer bien y relativamente bien de precio si se sabe dónde. Como soy un poco animal de costumbres y viví allí una larga temporada, tengo mis sitios preferidos para desayunar, comer, cenar e incluso merendar en Edimburgo y ahora los voy a compartir con vosotros, con la esperanza de que os gusten tanto como a mi.

Los mejores restaurantes de Edimburgo (esto incluye bares y pubs donde sirven comida deliciosa)

Cafetería The Elephant House en Edimburgo

Cafetería The Elephant House en Edimburgo, lugar de nacimiento de Harry Potter

Para desayunar/merendar

  • Café Jacques en Grassmarket: sus desayunos son deliciosos, con una gran selección de pastas, tostadas, tortillas y todo lo que puedas desear. No es muy escocés, de acuerdo, pero a mi me encanta (y está bien de precio).
  • Always Sunday: es una cafetería encantadora en plena Royal Mile. Creo que forma parte de una cadena, pero que eso no os detenga: sus tes, cafés, bollería y sandwiches están riquísimos, son asequibles y muy sanos (bueno, los pasteles quizá no tanto, pero os prometo que no los olvidareis). Para merendar recomiendo ferventemente que probéis alguna de las variedades de scones que hornean a diario. Es una especie de bollo entre dulce y salado. Mis favoritos son los que llevan trocitos de manzana… mmmm…. actualización: aunque el local de la Royal Mile ha cerrado, siguen abiertos muy cerquita en el 170 de High Street, en la New Town de Edimburgo. Id a verles! Son mucho mejores que cualquier cadena :)
  • The Elephant House: Tras su fachada roja, esta cafetería suele estar hasta los topes y es un refugio favorito para muchos escritores escoceses (o lo ha sido). J.K. Rowling escribió el primer Harry Potter en una de sus mesas, el escritor de novela policiaca Ian Rankin también lo frecuenta y su excelente capuccino, deliciosa comida casera (quiches, pizzas, tartas, bocadillos y pasteles) a precios razonables lo han convertido en el favorito de estudiantes y trabajadores de la zona. Está muy cerca de la Royal Mile, a tiro de piedra del Castillo. Vale mucho la pena, y no sólo si eres fan del niño mago con un rayo en la frente.
Scottish Breakfast

Desayuno escocés

  • A Room In: está en la zona de New Town y forma parte de una serie de bistros escoceses. Su menú está compuesto de comida tradicional escocesa y vale mucho la pena por calidad y precio. Os recomiendo su Haggis, una delicia muy misteriosa que tendréis que descubrir por vosotros mismos.
  • El Petit Paris, en Grassmarket es un trocito de París en Escocia. Al mediodía hay una oferta de plat du jour y café por menos de 8 libras. Si hace bueno, sentarse en la terracita con vistas a la plaza es una gozada.
  • Café Keno, en plena Royal Mile es un buen lugar para desayunar o para comer algo rápido al mediodía y continuar visitando. Hacen british breakfast todo el día a un precio muy razonable, el sustituto perfecto para un menú.
British Breakfast en Café Keno

British Breakfast en Café Keno

Si lo que os apetece es un Desayuno Escocés (o Scottish Breakfast), en cualquier pub de los que os recomiendo los hacen para chuparse los dedos. Realmente, es una manera ideal de empezar el día (y, según como, de acabarlo, porque acabas llenísimo): baked beans, sausage, porridge, black pudding, tostadas con mantequilla y mermelada, bacon, zumo de naranja, te… Lo sirven hasta el mediodía, así que si coméis pronto seguro que os lo sirven (y sale mejor de precio que cualquier plato!).

Para comer/cenar

Los pubs son mi sitio preferido para probar la gastronomía local escocesa y suelen ser más baratos que un restaurante. 

  • The Tass: es un pub a mitad de la Royal Mile que además de servir comida tradicional escocesa riquísima cuenta con música tradicional celta casi cada noche. Antes de quedar decepcionados, preguntad si va a haber concierto o no, porque realmente la atmósfera que se crea cuando hay actuación es inolvidable… Nosotras entramos a tomar un café para refugiarnos de la lluvia y quedamos tan hipnotizadas que hasta cenamos allí! Actualización: el local sigue en el mismo lugar pero ha cambiado de nombre y ahora hace honor a su dirección: Nº 1 High Street. Altamente recomendable.
Concierto de música celta en el pub The Tass, Edimburgo

Concierto de música celta en el pub The Tass, Edimburgo

  • The World’s End: está justo enfrente de The Tass y también es muy recomendable. Su comida, su selección de cervezas, el ambiente… Francamente, me costaría decidirme entre los dos… si no fuera porque The Tass programa música escocesa, mi debilidad :)
  • Una opción diferente es Khublai Khan’s EdinburghSituado en la zona portuaria de Leith es un buffet mongol donde puedes elegir cualquier tipo de carne exótica (de avestruz a zebra, pasando por el canguro o la gacela), la condimentas como quieres y te la sirven al momento. El precio del menú es un poco caro si comes poco… pero si comes mucho, este es tu lugar!
Condimentos en Khublai Khan

Condimentos en Khublai Khan

Empanadillas mongolas en Khublai Khan

Empanadillas mongolas en Khublai Khan

Los mejores pubs de Edimburgo (para beber, pasar un rato con los amigos y disfrutar de buena música)

Debo reconocer que tengo debilidad por la zona de Grassmarket y sus pubs. Me gustan todos! Pero en la Royal Mile también hay pubs estupendos, en New Town, en Leith y justo deñlkjhgfdbajo de Arthur’s Seat… Aquí va mi selección (en los que he estado, a los que me han llevado y dónde he pasado grandes ratos). Perdonad la escasez de fotos, pero cuando una va de pints no se lleva la cámara porque prefiere que no quede constancia de su aspecto después de la segunda ;)

  • Whistle Binkies: muy cerca de la Royal Mile, su entrada es algo difícil de encontrar… una pequeña abertura en la pared, escaleras hacia el sótano y… una gran sala de madera con la letra de Why does it always rain on me de Travis escrita en el techo, una amplia selección de cervezas y un escenario al final donde hay conciertos y sesiones de open mic. Si os gusta la buena música, no os lo perdáis.
  •  The Three Sisters: sesiones de pub quiz, partidos de futbol, música y un jardín donde disfrutar de buena comida, mejor cerveza (y sidra, no nos olvidemos de ella) y buena compañía. Es algo bullicioso, pero tiene encanto y realmente, si queréis fiesta, no os decepcionará.
  • Blue Blazer: gran selección de cervezas y un ambiente algo más tranquilo del que se encuentra en Grassmarket.
  • The Last Drop, cuyo nombre recuerda el tétrico pasado de Grassmarket (aquí se colgaba a los condenados, de ahí que se tomaran “su última gota”), es increíblemente popular entre los turistas mochileros y los estudiantes. Alejaos si no os van las multitudes ;)
  • The Malt Shovel está en Cockburn Street, justo entre la estación de tren de Waverley y la Royal Mile. Pequeño y algo oscuro, su selección de whiskys no deja indiferente.
  • Jolly Judge: todavía recuerdo el día que entré por primera vez, refugiándome de la lluvia. Este pub pequeño y hogareño se esconde en una callejuela y su encanto va más allá del techo bajo de madera pintada del siglo XVII. Cuando hace frío encienden una chimenea que le da al pub un aire encantador.
  • Sheep Heid es posiblemente el pub más antiguo de Edimburgo (su licencia es de 1360) y parece más un pub rural que un bar de ciudad. Con sus paredes encaladas y a la sombra de Arthur’s Seat es famoso por su encantador beer garden y el lugar perfecto para reponer fuerzas después de subir a la cima del volcán.
  • Bow Bar es uno de los mejores pubs tradicionales (si no el mejor) de Edimburgo. Sirve una excelente variedad de cervezas y whiskys de malta.
Podría continuar… pero la lista sería interminable. Así que, realmente, lo mejor es explorar, callejear, perderse y acabar descubriendo esas joyas que se encuentran cuando uno menos lo espera.
El próximo día, la parte final de nuestra ruta por Escocia: Dundee, Aberdeen, Saint Andrews y algún castillo más!